Modificación de conducta
Estás en : Comprender el autismo » Conceptos teóricos » Tratamiento » Modificación de conducta
  Buscar
MLHTML
ModuleId:434
 Modificación de conducta
ImprimirImprimir  
 

A continuación expondremos algunos conceptos muy básicos sobre modificación de conducta que nos ayudarán a entender mejor el comportamiento de nuestros hijos, a poder controlar aquello que no les ayuda a aprender, y a favorecer aquellas conductas que conducen al aprendizaje.


La conducta se puede observar y ocurre siempre en un contexto físico y social

Por ejemplo: Marga está sentada leyendo un libro.

Yo no interpreto lo que Marga piensa cuando lee el libro, o lo que hará cuando lo deje. Simplemente describo la situación que veo.


Como toda conducta se puede observar, toda conducta se puede describir objetivamente

Por ejemplo: Luismi ve la tele 15 min., antes de acostarse, con el pijama puesto, sentado, al lado de su mamá.

Recordemos: observamos, no interpretamos, suponemos, analizamos,...


Toda conducta tiene más probabilidad de volver a ocurrir si le sigue un premio.
Al igual que si no obtiene premio, tiende a desaparecer.

Por ejemplo: Miguel Ángel escucha música después de poner la lavadora.

Y nosotros también fregamos los platos después de cenar si nos dejan ver en la tele nuestro programa favorito.


Un reforzador o refuerzo positivo es un premio.
Se debe aplicar inmediatamente después de que ocurra la conducta deseada

Por ejemplo: Enric me mira a los ojos y yo le sonrío y le digo "guapo".

Todos necesitamos refuerzos positivos para aprender. Por eso aprendemos y mejoramos nuestro comportamiento.

Hay que identificar los reforzadores y asegurarnos de que actúan como tales.

Muchas veces, con nuestros niños con TEA, usamos elementos como reforzadores que a lo mejor lo son para nosotros pero... ¡no para ellos!


Por lo tanto, la conducta humana depende de sus consecuencias

Por ejemplo: Cada vez que Salvi grita, le cogen en brazos y le cantan.

Mucho cuidado pues con lo que hacemos "después de". A lo mejor, sin darnos cuenta, y con nuestra mejor intención, estamos reforzando un comportamiento inadecuado, y no reforzando cuando realmente se está portando de maravilla...!


El análisis funcional de la conducta consiste en observar dicha conducta, ver qué ocurre antes y después

Antecedentes -> Conducta -> Consecuentes

La misma consecuencia aplicada de forma repetida aumentará o disminuirá la aparición de la Conducta (Puntos 3 y 4).


Comprender las contingencias supone comprender la relación inmediata entre causa y efecto

Por ejemplo: Dar cuerda a un muñeco mecánico y que se mueva; presionar la tecla de un piano y que suene; mirarnos y sonreírnos,... etc.


A una respuesta se le llama instrumental cuando modifica e interviene en su entorno más próximo

Por ejemplo: Verónica señala una caja de galletas.


Las aproximaciones sucesivas consisten en "aproximarnos poquito a poco a la conducta-objetivo que nos interesa".
Es fundamental para aprender conductas nuevas.

Por ejemplo: reforzar intentos de balbuceo que antes no aparecían; reforzar tocarse el cordón del zapato cuando se le desata.


El modelado consiste en utilizar la imitación para que el niño aprenda nuevas conductas

Por ejemplo: Cuando le doy la orden de que se toque la cabeza, hago yo el movimiento para que vea en qué consiste.


El encadenamiento supone entender el orden subyacente en "una cadena natural de actividades".
Es aconsejable enseñar partiendo "desde el último eslabón de la cadena".

Por ejemplo: Todos los pasos que llevamos a cabo cuando nos lavamos las manos.


En vez de aprender por "procedimientos de ensayo y error" (probando, equivocándose, volviendo a intentarlo,...) favorece aprender las nuevas conductas... ¡con éxito!

Por ejemplo: Sujetar su mano al llevarse la cuchara a la boca.


Moldeado. Es fundamental la aplicación de ayudas en los nuevos aprendizajes

Estas ayudas se irán retirando gradualmente a medida que el niño aprenda la nueva conducta.

Se recordarán levemente en las fases de mantenimiento.

Por ejemplo: Tocarle el codo para que se lleve la cuchara a la boca.


Matenimiento y generalización

Porque las conductas hay que mantenerlas (recordarlas, repasarlas), no darlas por aprendidas y "ya está". Y hay que generalizarlas. Conseguir que ocurran en otros contextos.

Es muy importante para que esto sea posible, que familias y profesionales estén coordinados e informados para seguir todos la misma línea de trabajo.

Por ejemplo: Xavi come en solo el colegio. Tenemos que hacer que también coma solo en casa, con los abuelos,...

 
 
Logo BuenosProfesionales.com
© APNAB, Gaspar Hauser 2009  
Mail: info@apnab.org - Tel: 971 45 22 36 - Fax: 971 28 56 45